“MARBELLA ESTÁ EMPEZANDO, LE QUEDA MUCHO POR CONSTRUIR”

Sur.es ( Diario Sur Digital)  14.08.13 – 10:00 – ÁLVARO FRÍAS

Mientras bebe un vaso de agua, a sus espaldas tiene el beach club en el que la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, estuvo veraneando con una de sus hijas. Pertenece al Villa Padierna, hotel del que es propietario y que se ha convertido en una referencia del lujo en la Costa del Sol.

Ricardo Arranz en el Beach Club del hotel Villa Padierna (Club de Mar), que fué inaugurado por Michelle Obama en 2010.  JOSELE-LANZA

Ricardo Arranz en el Beach Club del hotel Villa Padierna (Club de Mar), que fué inaugurado por Michelle Obama en 2010. JOSELE-LANZA

-¿Cómo llega a Málaga un  burgalés de de Aranda de Duero y se convierte en el propietario de uno de los hoteles de referencia de la Costa del Sol?

-Estudié el bachiller en Valladolid y para hacer Económicas en aquella época solo estaban las facultades de Madrid, Bilbao, Barcelona y Málaga. Iba a ir a Bilbao, pero cuando fui a hacer el traslado de expediente había mucha cola. Había quedado para ir a los toros y en la de Málaga había muy poca gente, así que cambié de opción. Fue un golpe de impulso de juventud haber acabado en Andalucía.

-El bar Marengo le sonará de sus primeros años en la ciudad.

-Cuando llegué, Málaga tenía dos bares: la Cosmopolita para gente más mayor y Marengo en Pedregalejo. Así que me alquilé un apartamento al lado. Desayunaba, comía y cenaba allí. Fue mi primera casa en la ciudad. Recuerdo con mucho cariño a la dueña y a su familia.

-¿Cuál fue su primer negocio en Málaga?

-Monté con unos socios una empresa de seguridad que se llamaba Pentágono. Ahí es cuando empecé a entrar en contacto con Marbella. A los 28 años compré La Quinta con Tomás Pascual y, en 2001, levanté el hotel Villa Padierna Palace y tres campos de golf.

-Entonces aquello era un pedregal.

Villa Padierna Palace Hotel & Golf Resort a member of Small Luxury Hotels of the World

Villa Padierna Palace Hotel & Golf Resort a member of Small Luxury Hotels of the World

 

-Era un terreno sin ningún interés. No había ni una planta y existía un lago seco. Recuerdo perfectamente que llevaba poco tiempo casado, con los niños pequeños, y le contaba a mi familia, conforme le enseñaba la zona, dónde iba a hacer tres campos de golf y el hotel. Ellos pensaban llamar a un psiquiatra para meterme en un manicomio porque no se lo creían.

-Sin embargo, ha llegado a ser anfitrión de Michelle Obama.

-Tuvimos la suerte de que unos amigos de la familia Obama que son clientes nuestros les convencieron para que pasasen sus vacaciones aquí. Fue la primera vez en la historia que la familia que está en la Casa Blanca salía en sus vacaciones de Estados Unidos y eligió Villa Padierna. Es un orgullo y hay que decir que vinieron a jugar al golf.

-¿Se considera usted entonces un buen hotelero?

-Creo que es un negocio difícil y muy complicado, al igual que el del golf. Por eso nunca he querido entrar en ellos, no tengo motivación hotelera. El Villa Padierna y los tres campos de golf nacen como mecanismo para dar calidad a la urbanización en la que están construidos y venderla así más cara.

-¿Queda mucho por construir en Marbella?

-Si coges un barco y te retiras de la costa ves, en contra de las voces que dicen que sí se ha construido en exceso, que Marbella está empezando. Aún le queda mucho. Ahora tenemos entre manos un nuevo proyecto bautizado como Marbella Beach Resort, en el Real de Los Monteros. Es uno de los proyectos más importantes de la ciudad, por su situación, ya que son los terrenos más impresionantes de la localidad.

admin -

Leave a Reply

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin