Empresarios y arquitectos ven la ocasión de hacer un PGOU marbellí mejor

Fuente: El Mundo | Fancis Mármol

La anulación por tres sentencias del Supremo del Plan General de Ordenación Urbanística de 2010 devuelve a una situación de irregularidad hasta unas 17.000 viviendas en Marbella, sólo de inicio. Cuatro personalidades con voz acreditada analizan las consecuencias y posibles soluciones a esta noticia.

José Seguí, arquitecto y redactor del POT Occidental. Varias son las opciones que presenta uno de los grandes nombres de la arquitectura malagueña. Por un lado aconseja que la celeridad marque el paso en estos momentos, «para operar de la mano de la Junta» y apuntalar la «seguridad jurídica lo antes posible en la localidad trabajando desde ya con el PGOU de 1986». Seguí entiende que «hay salidas viables» y lejos de propagar mensajes catastrofistas señala a la LOUA (Ley de Ordenación Urbana de Andalucía) para a partir usar la argucia del expediente de adaptación.

«Hay que acogerse a lo que la ley permite para establecer una plataforma jurídica desde la que empezar a trabajar un nuevo plan». Seguí dice que los seis meses de los que habla el alcalde para tener una solución son imposibles para tener un nuevo plan pero que lo principal es trabajar en los dos escenarios; uno primero, capital, de seguridad jurídica y otro de expedir adaptaciones del plan a la LOUA, «cosa que realizaron otros municipios en su día». El arquitecto ve la oportunidad de salir mejor de la situación y con un plan general de más consenso.

Ricardo Arranz de Miguel

Ricardo Arranz, presidente de la Federación Nacional de Urbanizadores y Turismo Residencial. El también dueño del Hotel más prestigioso de la Costa del Sol, el Hotel Villa Padierna, comenta que «hay que tener tranquilidad empresarial y política. El Plan General que había no dejaba desarrollarse. Ahora es el momento de que se impliquen todas las instituciones y los empresarios de Marbella. No hay que dejar pasar la oportunidad de que de la solución de esto salga una opción con la que podamos ser más competitivos que la Costa Azul y otros destinos internacionales que están en liza con nosotros».

El empresario apela al 'fichaje' de un buen equipo de especialistas en situaciones de este tipo para salir airosos del embrollo. «Se tiene que contratar y buscar a los mejores profesionales para salir de ésta. Aunque haya que buscarlos en el extranjero. Hay que poner dinero y hacerlo generosamente para ello, esto tiene un coste».

Arranz revela que desde que se supo la noticia no deja de recibir llamadas desde Nueva York, Luxemburgo o Suecia, «promotores que no dan crédito de lo que está pasando, preocupados por el futuro de sus inversiones», confiesa. «El anterior plan, era un plan imposible y sectario. Fue realizado por gente que no tenía ni idea de lo que era Marbella. Por ello tenemos esta situación. Nos hemos encontrado con esto. Era una situación cantada», se lamenta.

De la misma forma pide que los partidos dejen atrás sus rencillas y que se pongan a trabajar lo antes posible. «El trabajo y la generosidad debe guiarnos ahora. La marca Marbella es la marca de Andalucía y la marca España. Lo que nos ha ocurrido es lo más parecido al caso Volkswagen y conforme Marbella va cayendo ahora a cada minuto están subiendo Estepona y Benahavís», alerta.