El reto de vender en el exterior

 

Hay vida más allá de España.

Y de Europa.

Incluso de Estados Unidos.

El 75% del territorio en el que crecerá la demanda del consumo se encuentra fuera de las fronteras de las economías que hoy consideramos desarrolladas.

En la próxima década, casi siete coches de cada diez que se vendan, se venderán en China; 6,5 créditos de cada diez que se concedan se concederán en China y el 65% del total de ese territorio en el que crecerá el consumo será asiático. Turquía, Colombia, Venezuela, Indonesia o Malasia son nuevos países emergentes y las empresas españolas no están allí; no al menos con la contundencia con la que deberían estar.

Con este escenario y en un país en el que la demanda interna ha caído un 4,5% y en el que los créditos escasean y van a ser cada vez más caros, la internacionalización es un reto obligado para toda empresa que quiera crecer: «Pensar en hacerlo en base al mercado interno es una ilusión, porque la demanda doméstica está constreñida y lo va a seguir estando durante un periodo largo. Si la economía se ha globalizado, toca globalizarse». Este fue el mensajes central defendido ayer por el experto económico y profesor del IE Business School Fernando Fernández Méndez en el primer Foro Pyme, organizado por Diario SUR y el Banco Popular para analizar la realidad y los retos de las pequeñas y medianas empresas. Durante su intervención, el economista insistió en la necesidad de abandonar la idea de que estamos en crisis para empezar a aceptar y asumir que hay un cambio de escenario radical «y un desplazamiento de la actividad económica desde el mundo desarrollado a las zonas emergentes».

Para Fernández Méndez, hablar de crisis supone «creer que se va a acabar y que volveremos a un mundo feliz». «No va a pasar», aseguró. «No se trata de una situación coyuntural. Hay un cambio de escenario radical». En este sentido hizo notar que «la crisis no es la realidad del mundo económico internacional» y recordó que hay zonas que crecen entre el diez y el seis por ciento. Las fusiones necesarias Para poder asumir el reto y los costes de esa internacionalización, las pymes deberán llevar a cabo cambios importantes, afirmó el experto: «La internacionalización exige cambiar muchas cosas y entre ellas la propiedad». En este sentido, se mostró partidario de que el Gobierno fomente la fusión empresarial de las pymes, «que tendrían que compartir la propiedad, profesionalizar la gestión y hacer transparente muchas cosas que no lo son». La elección no deja lugar a dudas: «crecer o morir», dijo. «La internacionalización supone crecer y también cambiar la propiedad. Hay que subsistir, colaborar y fusionarse».

En cuanto al análisis del escenario económico y de las medidas adoptadas por el Gobierno, Fernández Méndez recordó que «España ha gastado como media cinco puntos más de su PIB, lo que equivale a 50.000 millones de euros más de los que ingresa». El profesor del IE Business School dijo que «la consolidación fiscal no es un capricho de Merkel sino consecuencia necesaria de nuestros excesos anteriores»; excesos que llegó a calificar como «una orgía de consumo y crédito que ha durado ocho años y que no era normal». Por ello, se mostró partidario de reformas laborales, financieras y fiscales, medidas necesarias para la consolidación. Aseguró que, personalmente cree que este año será duro y también los primeros seis meses de 2013, tras los cuales empezaremos a vislumbrar la recuperación. Y la recuperación de la competitividad y de la productividad pasa, según el experto, por hacer «una economía más amigable para la empresa». No penalizar el fracaso en este punto, Fernández Méndez planteó la necesidad de fomentar, incentivar y favorecer el espíritu emprendedor, porque, según dijo, no va a haber otro sector que sustituya al de la construcción: «Por eso es necesario generar un ambiente que favorezca los negocios; que incentive a la gente a que se juegue su dinero y a que cree empleo», y para ello recordó que es también necesario no penalizar ni estigmatizar el fracaso.

En esta línea de reconocimiento y potenciación del emprendimiento y del empresario como motor imprescindible de crecimiento en un momento de incertidumbre se enmarca el Foro Pymes organizado por SUR, tal y como afirmó el director general de Prensa Malagueña, José Luis Romero: «El Foro para Pymes se enmarca en el convencimiento de que el papel del empresario y de los emprendedores es vital para activar la máquina productiva». En este sentido afirmó que «poner de relieve esta función exige de una pedagogía social en la que los medios de comunicación tienen también un papel esencial». Romero, que recordó que SUR celebra durante este año su 75 aniversario, resaltó que el periódico «es un proyecto de futuro» y que en base a su liderazgo indiscutible desarrolla iniciativas como las que ayer tuvo lugar en el hotel Barceló. Sobre este liderazgo necesario ahondó el director de SUR, Manuel Castillo, encargado tanto de introducir a los ponentes como de dirigir el coloquio que se estableció tras el almuerzo y a raíz de las numerosas preguntas realizadas por el público. Castillo resaltó la importancia del foro como escenario que enmarca el trabajo conjunto con los particulares, representados tanto por el Banco Popular como por los empresarios presentes en el encuentro: «En momentos como los actuales -dijo- es relevante el papel de liderazgo que a todos nos compete y al que nosotros queremos contribuir».

Como un hombre que «dice las cosas por su nombre» y que «realiza el ejercicio sano de la autocrítica», presento el director de SUR al segundo ponente, Ricardo Arranz, empresario de éxito y fundador de RA Capital, hoy Villa Padierna Hotels And Resort, uno de los grupos más importantes del país. Arranz comenzó su intervención con una reivindicación: la de dignificar el trabajo que realizan los profesionales en el sector servicios y muy especialmente en el ámbito turístico. «Estos profesionales no pueden pensar que hacen un trabajo de servilismo cuando son fundamentales en el principal sector económico de la provincia». Para el promotor, junto a la profesionalización es necesario además que los empresarios realicen inversiones en el mantenimiento de las plantas hoteleras y en este sentido apostó por la calidad más que por la cantidad. De la pasividad a la acción Arranz aseguró que la internacionalización es también la asignatura pendiente en lo que se refiere al turismo convencional y residencial: «Tenemos que pasar de la pasividad de esperar a que vengan a comprar a la actividad de ir a vender», aseguró. En este sentido se refirió a mercados como el ruso, los países del Golfo Pérsico o China. «Estos tres mercados -añadió- tienen capacidad para absorber el actual ‘stockaje’ inmobiliario y también están dispuestos a participar en productos novedosos». No obstante, según el empresario, estos inversores se encuentran con obstáculos normativos. «Hay rusos que han comprado casas de doce millones de euros que se ven en la necesidad de renovar su visado cada tres meses, guardando cola», aseguró. «En cuanto al mercado chino, están dispuestos a comprar siempre que se les de visado, así que se están yendo a Australia, porque es un país que se los facilita». El también presidente de la Asociación Nacional de Urbanizadores aseguró que «aquí hay mucha gente con mucho dinero, pero tenemos que darle seguridad jurídica» y puso como ejemplo el mercado de lujo, que según afirmó, experimenta una reactivación, sobre todo en los niveles más altos: «Las casas de más de dos o tres millones de euros se han vendido».

 

 

 

 

 

admin -

Leave a Reply

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin