Carratraca, el diamante de la sierra de Málaga

 

Naturaleza, historia, salud, gastronimía y tradición son algunos de los pilares sobre los que se sustenta la importante oferta turística que hoy en día ofrece la localidad de Carratraca, situada en la zona sur de la comarca del Guadalteba.

 

 

El famoso balneario de aguas silfurosas, ubicado en el corazón del casco urbano, es uno de sus edifícios más emblemáticos. Con más de dos siglos de hostoria, por allí han pasado personajes ilustres como Lord Byron o la emperatriz Maria Eugenia, entre otros. Y actualmente lo hacen numerosos visitantes que bien acuden a tratarse distintas patologías relacionadas con la piel o bien pretenden relajarse y disfrutar de los servicios de este balneario.

Pero, Carratraca también cuenta con otros atractivos en su casco urbano, como los relacionados con su pasado más ilustre, aquel que lo hizo ser destino favorito de la burgesia malagueña, con edifícios tan singulares como la casa de trinidad Grund, hoy sede del Ayuntamiento, o la plaza de toros, excavada en parte sobre la ladera de la sierra.

El entorno natural es otro aliciente para visitar esta villa, ya que se encuentra  frente a la Sierra de Alcaparaín, coronada por el pico del Grajo. También cuenta con interesantes simas y cuevas en su término municipal. Por todo ello, es un destino propicio para aquellos que quieren practicar actividades relacionadas con la naturaleza, como la espeleología o el senderismo.

La cultura y la tradición también están muy vinculadas a la oferta turística de esta villa. Cada año se celebran importantes eventos que atraen a propios y extraños, como la Pasión de Carratraca, una escenificación en vivo que se realiza durante la Semana Santa en su plaza de toros. El mismo escenario sirve cada mes de septiembre para las principales actuaciones musicales del Embrujo Andalusí, un encuentro a la luz de miles de velas que recuerda el entendimiento entre culturas tan dispares, como la judia, la cristiana y la musulmana.

Y no menos importante, es la gastronomía de lugar, ya que Carratraca puede presumir de tener algunos de los establecimientos más concurridos de la provincia, como una antigua fonda y reconocidos restaurantes y mesones.